Las principales funciones de un procurador son:

 

  • Colaborar con los Órganos Jurisdiccionales en la administración de la Justicia.

  • Defender con profesionalidad los intereses de sus representados guardando secreto profesional de la información que éstos les revelen.

  • Ofrecer al cliente información objetiva y veraz sobre el desarrollo del proceso judicial.

  • Agilizar los procesos judiciales: Seguir los procedimientos desde la demanda y ocuparse de solucionar buena parte de los obstáculos que podrían retrasar la sentencia.

  • Responsabilizarse de los tramites: recibir y firmar emplazamientos, notificaciones, citaciones, etc. Asistir a todas las diligencias y actos necesarios en representación de su cliente.

  • Transmitir al abogado todas las resoluciones judiciales que firme así como los escritos que presente e igualmente comunicar al cliente las resoluciones judiciales más importantes y los escritos que presente en su nombre.

  • Pagar los gastos que genere el procedimiento, administrando la provisión de fondos, excepto la minuta del abogado y peritos.